Carta sin ella

Todo tiene sentido.  En algún punto todo tiene sentido me decía Francisca.

En algún momento esas palabras le alcanzarían, probable sí, antes de que la cortina de arenisca cerrara su turno vespertino.

Tan fácil resultó deletrear su nombre,  regateado con el tiempo, en lustros pares esta vez.  Pero llegó,  y para mí resultó del todo importante el alcanzar ese pequeño, frágil y último suspiro de amor.

Sí, ese amor que se reniega entre incisiones, mientras cada cual lo llama en silencio,  cuando el bullicio se hace impenetrable y la paz es ineludible.

¡¡¡¡Si llamar en el silencio cualquiera lo puede. Es llamar en el fulgor de la batalla con el fusil empuñado  lo valiente!!!!

Ese amor que se pinta eterno, inconsciente, constante, resultando ser un pasar menos glamoroso, solo un mutismo cómodo entre dos personas eternas, en sí, por sí, para sí…

La poesía como la vida son ininterpretables… racionalizar el sentido es matar la esencia, subyugar la pasión constante de un errante de milenios, no es otra cosa que perpetuar la ignominia.

Tan sólo se vive y se lee.

Tan sólo se muere y se ama.

Tan sólo se ama y se reniega.

Así pasó el tiempo, sabiendo que hay más tiempo que vida, pasó.  

No puedo sino alegrarme de ese paso, sino, estos caracteres serían una hoja de papel blanca, en un blanco indeleble. 

Cuando los océanos decidieron posarse en tus ojos, la calma libró la mayor de las batallas: desplegar su fortuna en las tres existencias que nos quedan por vivir, mano a mano, corazón a color. Y llegamos, sin estar, lo fuimos y seremos; polvo soy y en eternidad me convertiré.

Luego amaneció, me miró a los ojos,  con esos mares subterráneos,  dejando caer las arenas de esa tapia construida sin sentido, para entregarme eso que imaginaba su elemento vital: su honestidad en la malquerencia.

Dude un segundo, tres para ser honesto,  y tome ese presente-regalo para transformarlo en este cuadro que citamos vida,  bajo el juramento consanguíneo  de vivirla sin mediocridades, sin miedo, sin ausencia y sin ella.

Facebook Comments

Salvador Makluf

Abogado y Consultor Inmobiliario

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.