Carta para el Futuro

Pregúntate dónde está el laurel de tu destino.

Si todavía los ojos no se cierran, puedes todavía pararte, y si puedes pararte en algún punto caminarás, en busca de ese decímetro necesario para alcanzar otro centímetro que te acerque al laurel de tu destino. 

El amanecer diario, es la sensación vivida de existir.

Invoco en un acto solemne, frente a Ustedes, a las miles de generaciones que nos traspasaron  la capacidad motora de imaginar un mundo distinto.

La felicidad es una decisión permanente, que no se subyuga ante el miedo a la creación, siendo la creación el motor de todo átomo.  

Decide vivir para antes de expirar, haber conjugado el verbo las 17 veces necesarias para conseguir el laurel de tu destino.

Facebook Comments

Salvador Makluf

Abogado y Consultor Inmobiliario

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.