Carta del Reencuentro

Atardecer arrebolante, me regalaste perpetuos silentes, imperecederos oradores, compartir solo ninguneantes placeres, en atardeceres arrebolados. Me explico?

Carta para ti, para el mundo. Nace una idea, plasmada en un pliego moribundo, necesidad de tenerte en símbolos que ambicionan perdurar, sonetos rítmicos, espaciados.

Gracias por ser una musa confidente de espacios que pensé que habría perdido en el más allá; te siento hija y amante, ser sereno y tintineante. Para borrar la melancolía, palabra recurrente en estas hojas, necesito, requiero, urgen ninguneantes silencios.

No amar, pensar haber amado ya es un éxito,  la única salida del crepúsculo inconsciente,  quererte será un desafío constante, quien sabe si podremos llegar a ser amantes sin sudarios.

Silenciosamente llegaste a través de una dirección confusa, llegaste para darme el ser de la vida. Te necesito, o tal vez, me necesitas.

Quiero que nos necesitemos hasta para darnos el último aliento del día, quiero que compartas la luz del amanecer, la evocación del adiós, se mi piel, mis poros, mi vida,  mi nada, desde ahí comenzamos.

Amor, rompes las llagas de toda una generación de pensamientos enterrados dolorosamente por siglos, eres el reencuentro de todos  a quienes quise, quise y quiero, quererte quiero, quieres quererme?.

Cuando me pidas que te bese como amante, confidente, sin motivo,

podremos perpetuar el inconcluso pasar de los ángeles que cuidan parte de nosotros, dame un beso sin parangón, sin estereotipos, solo dóname tu todo.

Facebook Comments

Salvador Makluf

Abogado y Consultor Inmobiliario

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.